“Pensar la ciudad”, por Sebastián Artola (*), El Argentino (edición Rosario), 02-09-13.

La puesta en debate del modelo económico de la ciudad es un tema pendiente en todo el arco político local.
Desde la primera gestión de Binner se definió como perfil para la ciudad la oferta de servicios, haciendo del turismo y el comercio el eje económico más dinámico, en detrimento de la matriz productiva que había caracterizado a Rosario y la región.
Si en los ’90 el proyecto desindustrializador gobernante lejos estuvo de encontrar en el “socialismo” una propuesta económica alternativa, con el kirchnerismo y la vuelta a un modelo de sustitución de importaciones e indusrialización, poco dispuesto se mostró el partido político de Binner y compañía a revisar su programa económico agro-exportador y liberal.
La alianza con la patronales agrarias en la puja distributiva es ejemplo de ello. Pero también el desinterés y vaciamiento de los Parques Industriales ubicados en la ciudad, muy a contramano de otras localidades de nuestra provincia donde el incetivo a la pequeña y mediana empresa redundó en el fortalecimiento del tejo productivo local con creación de empleo.
En nuestra ciudad la prioridad pasó por construir una imagen vendible como si fuese una marca, significando enormes gastos en publicidad, sino también una reordenamiento territorial y un modelo de crecimiento que dejó a buena parte de los rosarinos y rosarinas por fuera del proyecto de ciudad.
Políticas púbicas que promuevan el valor agregado, y definan como eje de su modelo económico la producción y el empleo, son el camino para incluir laboralmente a todos nuestros vecinos y trazar un modelo de ciudad más armónico, con crecimiento e inclusión social.
(*) Foro Rosario para Todos.