“Pensar la ciudad” por Sebastián Artola (*), El Argentino (edición Rosario), 16-09-13

La espiral de violencia en la ciudad no cesa. Y el accionar de la policía provincial no deja de estar en la lupa. En lo que va del 2013 ya se produjeron más de 160 homicidios. 
La supuesta reforma policial que viene llevando adelante el gobierno provincial poco se siente en el día a día de la ciudad, y ni que hablar en los barrios donde los pibes viven siendo víctimas del avasallamiento a sus derechos por las fuerzas de “seguridad”.
El maltrato hacia siete adolescentes el pasado domingo 25 de agosto en la comisaria 14ª, las denuncias sobre igual trato a dos jóvenes de 13 y 15 años en la comisaría 4ª, las desafortunadas declaraciones del ministro de seguridad Lamberto sobre un “abuso de las denuncias” y el último caso de gatillo fácil a manos de la efectivos de la comisaría 12ª que tuvo como víctima a Brian Saucedo, un joven de 18 años de Bº Ludueña, pone una vez más en el debate una de las realidades más complejas de nuestra ciudad y la provincia.
La connivencia de la policía con el delito y el narcotráfico fractura el tejido social y lo siembran de violencia, angustia y dolor.
Según la CORREPI, la policía de Santa Fe registra la más alta tasa de homicidios del país en proporción a la cantidad de habitantes. El propio Héctor Superti en el 2010, por entonces Ministro de Justicia y Derechos Humanos, había dicho que “una tercera parte de la fuerza policial es investigada por algún delito". 
El “narcoescándalo” y procesamiento de Hugo Tognoli, ex jefe de la policía por decisión del actual gobierno, hizo visible lo que algunos querían disimular bajo una supuesta “operación política”. 
Una profunda reforma de la policía que permita desatar su vínculo con el delito, donde deben estar contenidas las condiciones laborales de los agentes de la fuerza, como la recuperación del control político y civil sobre ésta, son pasos imprescindibles. 
Un Estado con políticas públicas que promuevan la capacitación en oficios, la finalización de los estudios, la inserción laboral de los jóvenes, el acceso a una primera vivienda y el derecho a vivir dignamente, son los caminos para que todo joven pueda construir un proyecto de vida como horizonte, permitiendo reponer el sentido de pertenencia a una comunidad en un marco de elección de posibilidades.
La Ley 26.061 de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, la Asignación Universal por Hijo y el Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, son iniciativas del gobierno nacional que marchan en este sentido.
Es necesario también el esfuerzo del gobierno local y provincial para una respuesta más contundente e integral.

(*) Foro Rosario para Todos.