"Pensar la ciudad", El Argentino (edición Rosario), 27-11-13.

Por Sebastián Artola (*).
Según se conoció este fin de semana, Santa Fe es la provincia con más alta tasa de consumo de cocaína del país, y se encuentra segunda en adicción de alcohol y tabaco.
Frente a uno de los padecimientos que más lastima el tejido social, en todo el sistema de salud municipal o provincial no existe un dispositivo común que atienda las problemáticas de salud mental y adicciones.
La imposibilidad de un acompañamiento por parte del Estado y una atención que se proyecte hacia el territorio, deja a nuestros pibes y sus familias librados a su suerte, con lo traumático que esto significa para el día a día de ellos como de la comunidad en la que viven.
Por supuesto, que los niveles de consumo en nuestra ciudad se corresponden con el crecimiento exponencial del narcotráfico en los últimos años, y un paso fundamental en la resolución del problema es una política que haga frente a la connivencia entre narcotraficantes y policía provincial, sin la cual nunca hubiese alcanzado semejante dimensión.
Pero cuando hablamos de la necesidad de una mayor y mejor presencia del Estado local y provincial en los barrios que permita abrir otros horizontes de vida a nuestros vecinos, nos referimos a políticas de urbanización, capacitación en oficio, inserción laboral, inclusión educativa, recreación y deporte, y también a la atención en salud primaria.
Es difícil concebir que la provincia con mayor nivel de adicción en drogas no tenga una política pública de salud que brinde una atención efectiva.
La promoción de una política de salud en prevención, asistencia y rehabilitación frente a las adicciones hace al mejoramiento de las condiciones de vida y a que los jóvenes puedan tener otras posibilidades.
Es ahí donde tiene que estar el Estado con decisión política, planificación y recursos, dando respuestas a los problemas de nuestros vecinos.
Encima de todo, a principios de octubre nos enteramos, a través de un informe del Tribunal de Cuentas, que el municipio no había ejecutado el 66% de los fondos destinados a la lucha contra las adicciones en drogas…  Menos mal que tenemos el mejor sistema de salud del país.

(*) Foro Rosario para Todos.