"Pensar la ciudad", El Argentino (edición Rosario), 30-12-13.

Por Sebastián Artola (*)
En medio de la ola de calor, los cortes de luz y agua, y como “regalito” de navidad, el concejo municipal aprobó el pasado lunes 23 un nuevo aumento de la TGI.
Como en la suba del boleto del transporte urbano, en nombre de una “gobernabilidad” y una “responsabilidad” que golpea a los mismos de siempre, hubo un acuerdo en el concejo para aumentar un 19,5 promedio la Tasa General de Inmuebles.
Es lamentable - y difícil de explicar - la posición de bloques que, en vez de estar defendiendo los bolsillos de los trabajadores y los más humildes, son funcionales a la lógica de ajuste permanente del ejecutivo municipal sobre los que menos tienen.
La historia es repetida: aumenta el boleto, aumenta la TGI, pero los servicios nunca mejoran, más allá de los esfuerzos publicitarios para mostrar lo contrario.
Más difícil aún es tratar de disfrazar de progresista o equidad tributaria el nuevo aumento.
De los seis radios en que se divide la ciudad, sólo el radio número 4 (integrado por el FONAVI de Rouillón y Bv. Segui, Bº Toba, Mangrullo y La Cerámica) no vieron aumento alguno.
Los restantes donde viven todos los sectores medios y el grueso de los sectores más humildes de nuestra ciudad – es decir, los radios 1, 2 y 3 - sufrieron un aumento promedio del 16,3%.
Queda claro, una vez más, el miedo de tocar a los sectores con mayor capacidad contributiva de la ciudad, en beneficio del interés colectivo y, sobre todo, de los que menos tienen.
Como también, queda claro, el desafío de construir una opción política alternativa y superadora que reponga una mirada de conjunto sobre la ciudad, defienda a los que menos tienen y abra la posibilidad de un desarrollo urbano más armónico y equilibrado en nuestra querida Rosario.

(*) Foro Rosario para Todos,