"Pensar la ciudad", 06-11-14.

Por Sebastián Artola (*)
El asesinato de Franco Casco no puede sernos indiferente. Si su muerte no se esclarece y queda impune, pocas chances habrá para hacer frente a la violencia que sacude nuestra ciudad y construir un marco de convivencia en paz.
El accionar de la policía de Santa Fe, la irregularidades en el Poder Judicial y el silencio cómplice del gobierno provincial y municipal, que al día de hoy no dijeron  más palabras que las barbaridades planteadas por el Secretario de Control de las Fuerzas de Seguridad, Ignacio Del Vecchio, son la crónica repetida de una nueva vida que se pierde en Rosario.
La lucha por Verdad y Justicia para Franco Casco tiene que ser una bandera de todos.   
De cada uno depende la construcción de un gran compromiso colectivo, con conciencia pública, sensible y solidaria, que exija a las autoridades políticas de la provincia una reforma profunda y verdadera de las fuerzas de seguridad, la democratización del poder judicial provincial y una política de seguridad que vaya - de una vez por todas - al fondo de las causas que explican el delito y la violencia en nuestra provincia.
Sólo así será posible hacer realidad la consigna “Ni un pibe menos”.
Justicia para Franco Casco. Por él y por todos.
 (*) Foro Rosario para Todos.