"Pensar la ciudad", Rosario/12, 17-12-14.

Sebastián Artola
Precandidato a Concejal
Rosario para la Victoria

Si no somos capaces de discutir, en serio, el modelo de ciudad que nos gobierna hace más de 20 años y deja a cada vez más rosarinos afuera, no hay solución de fondo a las injusticias y a la negación de derechos elementales que sufren día a día buena parte de nuestros vecinos.
Al socialismo se le cayó la careta. Lo único que socializan son las pérdidas, los aumentos de impuestos, los pésimos servicios públicos, la falta de oportunidades, mientras que cuidan a capa y espada las ganancias de los grandes negocios comerciales y la especulación inmobiliaria, a los que el Estado municipal ha rendido pleitesía y sancionado ordenanzas 'a gusto y piacere'.
Después se ofenden y escandalizan si se los asocia a una actividad ilegal. Pero preguntamos, si nada tienen que ver con el narcotráfico, con el gatillo fácil, con las mafias, que matan a nuestros pibes en los barrios, que los desaparecen, que los esclavizan como 'soldaditos', que amenazan a periodistas de la ciudad, que quieren tener de rehén a la sociedad toda a través del miedo y la violencia... ¿Por qué no llevan a una profunda transformación de la Policía provincial y en el Poder Judicial?
La posibilidad de un nuevo proyecto para nuestra ciudad y la provincia tiene que ver con ser capaces de forjar una representación política con coraje, decisión y la convicción necesaria para tocar los intereses que haya que tocar y defender de manera irrenunciable los derechos del pueblo. Para nosotros esa representación sólo es posible desde la militancia y las prácticas diarias en el territorio.
Por supuesto que apostamos a la unidad del peronismo y del movimiento nacional y popular de nuestra ciudad y de la provincia. Pero a una unidad verdadera, a una unidad de concepción sobre la continuidad del proyecto de país que empezamos a construir en el 2003 con Néstor y hoy lidera la compañera Cristina, y sobre lo que queremos para nuestra provincia y la ciudad. Y acá no entran ni el PRO, ni Massa.
El acuerdo entre las fuerzas políticas y dirigentes de nuestro espacio es importante y necesaria, siempre y cuando contenga a todos los que tiramos para un mismo lado, pero esa unidad tiene que servir para poner nuestra política de cara a la sociedad, al pueblo y en cada barrio.